Guía para principiantes en las inversiones de bolsa

Si te estás empezando a interesar por el mundo financiero ya sea porque has ahorrado un poco de dinero, porque siempre te ha llamado la atención o porque tienes amigos que han conseguido gracias a su insistencia que te plantees la opción de invertir en bolsa, encontrarás que para empezar a investigar y a informarte un poco de como va tienes un amplio espectro. Es como intentar caminar por un bosque a oscuras, sabes a dónde quieres llegar pero cada paso es un paso nuevo y desconocido.

En ese bosque, sabes que hay cosas que hay que evitar: pisar, animales, arenas movedizas; si sigues directo el sendero evitando esos “tropiezos”, tarde o temprano llegarás a tu objetivo.

Imaginemos que Pedro le hace caso a su amigo Carlos y decide invertir unos 60.000 euros en una empresa de construcción de viviendas. Tenemos en cuenta que con ese dinero podría haberse comprado un coche, una moto, pagado un viaje, haberse dado el lujo de cenar fuera el fin de semana. El dinero que había ahorrado Pedro era el dinero para pagar la futura universidad de sus hijos, pero tras el consejo de su amigo decide cambiar el destino de este. Sin saberlo, estaba alimentando la burbuja inmobiliaria, un año después empezó la crisis. ¿Sabrías decir qué errores cometió Pedro? Te damos un par de los que todo inversor debería saber evitar.

1. Ir a contracorriente. No se trata de un juego, ya que las corrientes en bolsa son tan fuertes que es realmente casi imposible no dejarnos llevar por la corriente. El “sentimiento de mercado” es un factor ilógico que hace mover las bolsas más allá de lo que el pensamiento lógico pueda explicar. Si queremos nadar a contracorriente tendremos que hacerlo con mucho cuidado ya que el riesgo de fracasar es mucho mayor.

2. Ten cuidado con entusiasmarte demasiado. Se trata del principal error que alimenta las burbujas económicas. La primera crisis fue la crisis de los tulipanes en 1630 por la cual mucha gente invirtió dinero en algo que pensaban que era éxito seguro pero que en realidad fue un auténtico fracaso. Pedro es un personaje ficticio, pero su historia la ha vivido mucha gente. En bolsa hay un dicho muy famosos que es: “que el último euro lo gane otro” que podríamos traducir en el de “más vale pájaro en mano que ciento volando”. Es importante que, si decidimos invertir en bolsa, cuando cumplamos objetivos, nos retiremos o podremos perder todo.

Similar Articles

DÓNDE COMPRAR FFREIDORAS... El cocinero/a es la base de que una buena idea gastronómica puesta en marcha, triunfe junto con un buen equipo de empleados. Un restaurante, tiene que ser
Los blogs cada vez más a... El surgimiento de los blogs se ligaba a gente que pretendía hacer conocer su pensamiento, a quienes quizás no tenían un espacio dentro del sistema que buscaba
Los problemas mas simples... Los coches se estropean, eso no hay ni que decirlo porque todos lo sabemos. Da igual si le haces todas las revisiones y lo mimas y le
Piezas usadas sobre nueva... Que al vehículo le surja una avería es tan común que puede ocurrir en cualquier momento o, en ocasiones, solo se cambian algunas cosas para que esté
Dependencia emocional El amor es un sentimiento que nos hace los más dichosos y a la vez más miserables. Hay ocasiones donde una relación puede ser malsana, en especial
LA PRÁCTICA DEL DEPORTE ... El culto al cuerpo está más de moda que nunca, y con el deporte nuestra condición física mejora, y por consiguiente nuestra salud mejora y nos encontramos
Desguaces homologados dis... Es verdad que no siempre que hablamos de los desguaces a todo el mundo le gustan, claro estamos hablando de piezas usadas que no dejan de ser
¿Google Adwords es un SE... El SEO es una herramienta utilizada para mejorar el posicionamiento de su empresa o producto web en los resultados del buscador de Google. Aunque en la actualidad
QUÉ TIPO DE SOCIEDAD NOS... Para crear una sociedad, deberemos saber el número de socios, a qué tipo de actividad nos vamos a dedicar, desarrollar dentro de la empresa y en definitiva
TIM BROWN, EL HOMBRE DEL ... Habitualmente, uno tiende a pensar que el creativo ha de ser una persona excéntrica que en todo momento llama la atención de todo aquel que se encuentre