La ocupación, ¿un problema legislativo o social?

Se habla mucho de las consecuencias que ha dejado tanto para la economía como para los ciudadanos la pandemia que hemos vivido. Muchos se  han visto con los negocios cerrados, en situación de ERTE, teniendo que convivir en  un apartamento hasta cinco personas.

Pero hay situaciones que generan otras situaciones, en  este caso, que intentamos abordar hoy desde el punto de vista del derecho penal y no desde el sociológico nefasta  para la economía y para la sociedad de nuestro país. 

Podremos encontrar en una publicación de El Mundo que el fenómeno de la ocupación ha aumentado en un increíble 300% como consecuencia del confinamiento.

El problema moral surge cuando hay ciertos sectores de nuestra sociedad que “permiten”, exculpan o justifican tales acciones relacionando la ocupación de viviendas con otros dos problemas que tenemos en nuestra sociedad:

El aumento de los desahucios tras la última crisis que vivimos  y la existencia de miles de personas sin hogar en nuestro país.

Pero, ¿por qué no debemos minimizar la ocupación? 

Basándonos en el precepto de que hay viviendas vacías y gente  sin hogar podemos hacer “la vista gorda” y dejar que tengan un techo.

Cierto, pero no  deben ser los dueños de las viviendas los que carguen con el coste de dos problemas que tiene una sociedad entera. Las casas ocupadas no suelen ser propiedad del Estado sino casas particulares, elegidas arbitrariamente.

Para solucionar el problema de gente sin techo deberíamos poner en marcha medidas  que sin duda  aumentarían el gasto público (en otras palabras los impuestos que  sufragamos todos aumentarían).

La segunda precisión que deberíamos hacer es acerca del derecho a una vivienda digna que todos conocemos y que aparece en la Constitución. Lo primero que tenemos  que  saber es que este derecho no se encuentra en el Capítulo II  («Derechos y libertades»; «De los derechos fundamentales y de las libertades públicas») sino en el III («De los principios rectores de la política social y económica»).

¿Qué quiere decir esto? que se trata más que un  derecho que debemos exigir por  nacimiento una imposición al Estado en su conjunto está obligado  a intentar cumplirlo. Es decir, un ideal, algo que tiene que conseguir el  Estado y que nosotros no podemos exigir ante las autoridades sin más.

Mientras que, el derecho a la propiedad si se encuentra recogido en el Capítulo II del Título I de la Constitución (artículo 33), y es un derecho frente al cual el Estado no puede ceder, da igual si la vivienda ocupada es una residencia habitual, una segunda residencia o un bien un inmueble de escaso valor.

¿Qué sucede en España?

Mirando la situación desde el punto de vista del derecho penal el cumplimiento de las leyes es “defectuoso”. Según un reciente estudio de FEANTSA (European Federation of National Organisations working with the Homeless), del anterior año en España viven alrededor  de unas 40.000 personas sin hogar.

Datos devastadores que  ponen en entredicho el papel de las autoridades, manifiestan el fracaso de la sociedad en conjunto y son más que suficientes para prestar atención a algo que consideramos ya una lacra.

Pero el que haya tantas personas sin hogar no puede (ni debe) ser justificación para que no luchemos con todas nuestras formas para erradicar la ocupación de las viviendas. Al igual que con los datos anteriores también existen datos de las viviendas ocupadas en 2019, nada más y nada menos que 14.394,número que se estima triplicarse tras la pandemia.

No debemos olvidar tampoco que en algunos casos estas ocupaciones no responden a las carencias que tenemos como sociedad sino a motivos como drogas, mafias o la decisión consciente de no estar dentro de la sociedad (tener un trabajo o decidir pagar un alquiler).

Por lo tanto y como bien nos explican los abogados penalistas Madrid, el Estado no debería permitir que unos pocos acarreasen con el peso de toda la  sociedad perdiendo sus viviendas y que no se restituya inmediatamente su derecho a la propiedad.

Es urgente (dado el aumento de los casos) que haya una reforma legislativa integral  que pueda permitir a las autoridades erradicar la ocupación de forma completa e inmediata.

Similar Articles

PRINCIPALES MASTERS EN ES... Cuando estamos estudiando para obtener un grado universitario estudiamos asignaturas que estamos obligados a aprobar y que, en la mayoría de los casos, no nos interesan. Una
¿Todavía no cuenta con ... En la actualidad los sitios web se han convertido en una necesidad para todas las empresas, organizaciones o incluso proyectos personales. Si quieres destacar sobre tu competencia,
Desguaces homologados dis... Es verdad que no siempre que hablamos de los desguaces a todo el mundo le gustan, claro estamos hablando de piezas usadas que no dejan de ser
Cuatro increíbles histor... El primer vuelo tripulado Fueron los actuales padres de los globos aerostáticos Joseph-Michel y Jacques-Étienne Montgolfier quienes nos darían también  la primera anécdota acerca de los vuelos.
LA PSICOLOGÍA ONLINE COM... La terapia online se puede delimitar, como el conjunto de servicios que un psicólogo u psiquiatra a través de una o varias modalidades de comunicación, para atender
Las 5 mejores técnicas d... Es muy frustrante dedicar horas y horas de trabajo a tu página web o blog y ver que no logras llegar a los primeros lugares en los
¿CÓMO SE PUEDE ORGANIZA... Puede suceder que en algunas situaciones no sepas qué distribución es la más favorecedora al momento de realizar cualquier tipo de reunión. Elegir entre diversos montajes no
En el escritorio está Una expresión que se escucha a diario en sus puestos de trabajo es, donde se encuentran las carpetas, donde están los bolígrafos, donde está el teléfono, etc.
Dependencia emocional El amor es un sentimiento que nos hace los más dichosos y a la vez más miserables. Hay ocasiones donde una relación puede ser malsana, en especial
QUÉ TIPO DE SOCIEDAD NOS... Para crear una sociedad, deberemos saber el número de socios, a qué tipo de actividad nos vamos a dedicar, desarrollar dentro de la empresa y en definitiva